Resumen de «A sangre fría»

A sangre fría

A sangre fría (In cold blood) es la novela-documento con la que Truman Capote, narrador y periodista estadounidense, se consagra como novelista, a pesar de que ya había obtenido gran éxito con Desayuno en Tiffanys. La novela, basada en hechos reales, se publicó en 1966 y obtuvo el premio Edgar al mejor libro de crímenes.

Con este texto, que el mismo Capote calificó como “novela no ficcional”, se inicia una forma de narrar noticias de la vida real, añadiendo elementos de ficción que el autor recrea a partir de sus investigaciones. En Latinoamérica, este género, llamado “Nuevo periodismo”, lo ha practicado el también periodista y Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, con su obra Relato de un Náufrago.

El asesinato de los Clutter

El 15 de noviembre de 1959, los cuatro integrantes de la familia Clutter (Herbert, Bonnie, Kenyon y Nancy), fueron asesinados de manera brutal dentro de su casa, una granja en el pequeño pueblo de Holcomb, Kansas.

Cuando esto ocurrió, Capote se encontraba en Nueva York, pero quedó muy intrigado por el suceso y decidió trasladarse hasta el lugar de los hechos para investigar. En un primer momento, ni él ni la policía pudieron dar con el móvil del crimen, ni siquiera con pistas que permitieran saber quiénes eran los asesinos.

Capote, con constancia y tesón, logró conquistar la buena fe de los habitantes de Holcomb y, de esta forma, obtener declaraciones útiles. Una tarea nada fácil, ya que él era homosexual y el pueblo muy, muy conservador. No obstante, fue ganando confianzas y espacios, y de esta manera comenzó a reconstruir las relaciones entre los habitantes del pueblo para su archivo.

Capote también se involucró con la policía, y se dedicó fervorosamente a la recolección y escritura de los datos que luego serían parte de la novela.

Más tarde se supo que los asesinos fueron Richard Eugene (Dick) Hickock y Perry Edward Smith, quienes estaban en libertad condicional, y esperaban encontrar una caja fuerte en la casa de los Clutter. Un antiguo compañero de prisión había trabajado en la granja y les había dicho que allí guardaban dinero.

Tristemente, ni siquiera era cierto ese dato, puesto que apenas encontraron unos cincuenta dólares en la casa. Al Sr. Clutter no le gustaba llevar dinero encima y siempre pagaba con cheques.

El juicio a los asesinos

Los dos asesinos huyeron a México, aunque regresaron pronto a Estados Unidos, donde fueron identificados y arrestados en 1960. Capote siguió cuidadosamente el juicio que se les realizó, incluso los entrevistó en numerosas ocasiones, tanto a ellos, como a testigos y demás involucrados durante todo el proceso.

Para ser más exacto en la realización de su novela, compró una copia de las transcripciones del juicio. Sin embargo, en la novela, Capote plantea que las familias de los asesinos son ejemplares y amorosas, de modo que el lector genera una fuerte simpatía hacia ellos.

Esta tendencia de Capote a empatizar con los asesinos, y particularmente con Perry, dio lugar a la idea de que se habían enredado sentimentalmente. Este rumor nunca fue confirmado ni desmentido, pero, en realidad, lo más importante es que logró establecer perfiles muy exactos de ellos.

Una de las genialidades de A sangre fría es que los lectores llegan a conocer muy profundamente a los asesinos, gracias a la minuciosa reconstrucción de su universo psicológico.

En abril de 1965, Dick Hickcock y Perry Smith fueron declarados culpables y ahorcados en la penitenciaría de Kansas. La novela, publicada en 1966, fue un éxito tremendo.