Resumen de «Las Aventuras de Tom Sawyer»

Las Aventuras de Tom Sawyer

Las Aventuras de Tom Sawyer es una de las obras más conocidas del extraordinario escritor y periodista estadounidense Mark Twain. Se desarrolla en los años previos a la Guerra de Secesión, en la zona de los ríos Mississippi y Missouri, en un pueblo llamado San Petersburgo.

Todo el ambiente social tiene como trasfondo la tensión interracial propia de esos años, y el conservadurismo típico de un pueblo pequeño y dominado por las creencias cristianas del momento. Todos los habitantes del pueblo se conocen.

La inteligencia superior de Tom

Tom Sawyer es un muchachito de los tantos que hay en su pueblo, pero se destaca por su inteligencia y dotes de liderazgo. De hecho, tras una pelea, su tía Polly le impone pintar un cercado como castigo, pero el muchacho logra convencer a los amigos para que, entre todos, le ayuden a pintarlo, a cambio de unas prendas que, al final, no les entrega.

Tom está enamorado de Rebecca (Becky) Thatcher, y tiene como gran amigo a Huckleberry Finn, un chico de la calle, sin familia conocida. Junto a este último, Tom va al cementerio durante la noche, con el fin de hacer un conjuro, pero las cosas cambian cuando se presentan tres hombres en el lugar: el indio Joe, el Dr. Robinson y Muff Potter, un personaje que siempre se emborracha en el pueblo.

Tras una discusión, Joe mata al Dr. Robinson y huye. El pueblo culpa de todo a Muff Potter, a quien se le abre un juicio por asesinato. Mientras tanto, Tom, Huck y otro amigo, Joe Harper, han decidido esconderse en una isla y los dan por muertos.

Espiando, Tom se entera de que en el pueblo están planificando su velatorio y decide aparecerse en su propio funeral. Semejante osadía lo hace aún más popular en la escuela y, tras culparse por un libro que ella había roto, al final logra el amor de Becky.

La amenaza de Joe

Durante el juicio a Muff Potter, Tom cuenta lo que ha visto y salva la vida del borracho, pero Joe logra escapar, con lo que el muchacho empieza a temer por la venganza del indio. Sin embargo, pasan los meses y Joe parece haber desaparecido.

Tom y Huck, siempre aventureros, inician la búsqueda de un tesoro enterrado y entran en una casa supuestamente embrujada. Justo allí se escondía Joe, quien, junto a un cómplice, planificaba enterrar un dinero robado. Los muchachos deciden quedarse para averiguar dónde esconderán el tesoro y, a su vez, robar a los ladrones.

Un día, Tom se interna con Becky en la cueva MacDougal y se desorientan, de modo que se extravían. Esa misma noche, Huck, que se había dedicado a seguir a Joe para encontrar el dinero, ve que el indio y su socio pretenden atacar a la viuda Douglas. El muchacho busca la manera de avisar y evita el crimen, aunque de forma anónima.

Perdido en la cueva con Becky, Tom se encuentra con Joe, quien afortunadamente no lo ve. Esto lo ayuda a encontrar la salida. Cuando salen al exterior, el juez del pueblo, padre de Becky, ordena clausurar la cueva y Joe queda encerrado.

Los buscadores de tesoros

Poco después, Tom se entera del cierre de la cueva y envía a algunos amigos a verificar si Joe está allí. Lo ven muerto, junto a la reja. Inteligentemente, Tom decide esperar todavía unos días más, hasta que al final vuelve con Huck a la cueva, de donde extraen la caja con el oro robado.

La viuda Douglas, que se entera de la buena acción de Huckleberry, adopta al muchacho. Ahora él es el poseedor de los 12 mil dólares del tesoro, toda una fortuna. Huck y Tom mantienen su amistad y se dedican desde entonces a planificar su futuro como buscadores de tesoros y ladrones profesionales.